Langosta

Apretada en este cascarón, así me siento, ya no “quepo” en este cuerpo que al verlo al espejo no lo reconozco, que cada mañana deja ese rastro por donde camino en forma de cabello, las ojeras se marcan cada día más, mis ojos los veo más apagados cada hora que pasa, estoy cansada, estoy apretada en este cuerpo… Cómo las langostas, que necesitan hacer un cascarón nuevo después de algún tiempo.

Estoy en crisis, en medio de la tormenta, con un timón que gira sin encontrar la dirección, con un barco que tiene capitán ausente, porque esta fisicamente, pero su alma se encuentra dolida en un oscuro rincón de esta tripulación.

Tengo un ancla, que al contrario de pensar que me impide avanzar, me ayuda a no hundirme dentro de este océano , mis velas están desgastadas y casi por romperse…

¿Acaso la noche está a punto de terminar? Ni siquiera tengo animo de ver el reloj por temor de reconocer que apenas llevo 10 minutos en este infierno de soledad.

Sé que hay que cambiar y afrontar la realidad, se que tengo que hacer, pero hay días que el tiempo pasa tan rápido que me pongo feliz porque es hora de dormir de nuevo… Intentar descansar, intentar omitir, intentar ignorar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s