Sueña

Hoy me dedique a soñar sin que nada me limitará, tal como los sueños son, no existe un: No, todo es viable y todo es “rico”. Rico de vivir, rico de compartir, rico de disfrutar.

Para mi sorpresa, o quizá no tan sorpresa, me dedique a buscar viajes y rumbos donde nada me limitará, ni el idioma, ni el dinero, ni  la posibilidad de tener un vuelo para el día de mañana.

Frente a mis ojos, comienzo a ver ese mundo de posibilidades, donde inicia el vivir sin saber si es martes, jueves o es domingo de nuevo, donde la hora pasa a ser relevante solo para tomar las vitaminas y dedico el tiempo constante a disfrutar del minuto en el que estoy, del café que me acabo de preparar, de la pasta que hice con mucho amor, de la hora en que llegue la compañía  a mi puerta.

No, no es sencillo, mi rutina desde hace muchos años es estar “ocupada” y “necesitada” en todos mis horarios, con una actividad nueva cada hora u hora y media, juntas, decisiones, más juntas, más decisiones, actuar profesionalmente y de mis horas del día solo le restaban dos o tres donde estaba cuerda antes de ser un zombie con sueño y sin poder aprovechar lo que me rodeaba.

Día 9: Quiero soñar, quiero viajar, quiero vivir en pocas palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s