Corazones rotos y la navidad

En esta temporada de fiestas y de un ambiente, en general amoroso, no queda de lado la opción de que alguno de tus conocidos o tú, estés con el corazón roto. Sí es así, este texto espero que te ayude, lo hice de la mano de nuestra colega de Palabra Forte:

Tener el corazón roto, al igual que estar enamorado, se ha vuelto un Cliché, definitivamente se asocia a imágenes de llanto, poco arreglo personal, no salir de tu habitación, encontrar significado en canciones y lo peor: Desear lo que ya no se tiene, lo que se fue.Hay una cosa clara:

“Yo no me merecía esto”, pero, ¿En realidad es así?

Vamos a verlo desde puntos de vista diferentes imaginemos el siguiente escenario, pareja que tienen ya dos años de relación, las cosas pintan bien, la familia los acepta, los amigos los incluyen y así como hay momentos de discordia, también lo saben negociar, pero de pronto, un día cualquiera, una de las partes ya no quiere seguir. En lugar de darte las gracias, te termina con un: “No eres tú, soy yo”.

Siguiente panorama, llevas soltera mucho tiempo, quizá tres años, parte de lo que te han dicho es que te ayuda tener mascotas, “para no sentir la soledad”, tres gatos, dos perros y un hurón forman tu familia, anoche, te percatas que uno de tus mininos murió asfixiado, a causa de un descuido tuyo.

Cualquiera de los ejemplos, te deja el corazón roto, la culpa y las ganas de no empezar de nuevo y como se mencionó al comienzo, sale a relucir ¿Por qué a mí?

Y pues bueno… Te tengo la respuesta, se te esta planteando esta oportunidad de perdonar y no perdonar a la persona que tú crees que te hizo daño, sino a la más importante en esta ecuación, perdonarte a ti.

En este momento que te sientes con todo perdido, tienes el escenario para poder identificar en que puedes crecer, entender que hay cosas que no están en nuestras manos. Si permitiste que te rompieran el corazón, por una relación, caray, gracias, gracias por permitirme aprender a tu lado, por acompañarte en las sonrisas y abrazarte en los momentos difíciles, créeme que al final del día, esas lecciones las necesitarás para después.

Perder una mascota, a la cual amas como compañero de vida, es difícil, pero no te olvides que tienes otras por las que ver y  si las tienes solo por no sentirte en soledad, creo que es momento de reconsiderar.

Si tu corazón está roto, no es necesario volver a armarlo con las mismas piezas, si se rompió, continua, posiblemente renazca como el fénix, sano y con puntos extra en la experiencia, pero nunca con las mismas piezas. Aprovecha este tiempo de reflexión y data la oportunidad de crecer, de crecer en la realidad que realmente importa, que esta lejos de este mundo material.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s