Esclava de mis miedos

“El conformismo es el carcelero de la libertad, el enemigo del crecimiento”.

John F. Kennedy

Se dice que se tiene milésimas de segundos para poder decidir cómo reaccionar ante alguna situación; o bien, la regla del 90/10, el 90% de las situaciones diarias, solo el 10% lo podemos controlar, de ahí en más, nada está en nuestras manos. No podemos controlar si lloverá, si habrá tráfico en la ruta al trabajo o el incendio del bosque, sin embargo, si podemos decidir cómo actuar y como sentirnos ante este tipo de actos que están fuera de nosotros.

Compartiré una de mis anécdotas, cierto día en la facultad de ciencias exactas e ingenieras (la universidad donde estudiaba), entre clase y clase tuve un poco de hambre, así que pensé en ir a comprar unas galletas, para no tener hambre las siguientes cuatro horas. Al llegar al lugar donde las compraría, me di cuenta que había sin fin de tipos de galletas: integrales, de chocolate, rellenas, de avena, ligeras, etc. Mi cabeza dio un par de vueltas, pues no lograba elegir, tras unos minutos (bastantes largos y frustantes), decidí que serían galletas de chocolate, tome un respiro profundo algo triunfante y me enfoque en dicha área de la estantería. Para aumentar mi frustración me di cuenta que existía otro mundo extenso de solo galletas de chocolate: con chispas de chocolate, con relleno de chocolate blanco, bañadas en chocolate amargo, integrales con sabor chocolate. La desesperación se hizo dueña de mi mente y voluntad, así que opté por no comprar nada. Definitivamente me sentí derrotada, había perdido la batalla contra el hambre.

Con este pequeño relato, podemos darnos cuenta de algunas cosas, lo que es un hecho, es que tenía hambre y sabía que aún faltaban horas para poder llegar a casa a cenar; pues dos clases, más una hora de traslado era lo que faltaba para terminar mi día. En algún momento decidí comprar algo para quitar el hambre, sin embargo, no pude ser firme en mi decisión y flaquee. Me quede triste y decepcionada por aquella derrota.

Estaba en mí el tomar una actitud diferente al ver tantas opciones que tenía para poder elegir, si nos vamos un poco a mi historia personal, se darían cuenta que desde muy pequeña fui educada para obedecer, me era más sencillo realizar lo que el resto deseaba de mí que el responsabilizarme por mis actos y darle frente a mi presente, a mi vida. Este escenario, pudo haber tenido un final diferente, pues existen varias opciones que pude haber elegido y no hice, por ejemplo, seleccionar mis galletas favoritas, emperador de chocolate, pagar y partir a las clases; o quizá, no escoger por galletas, sino por algún yogurt o fruta que vendían en el mismo lugar.  En mi mente se encontraba el límite: las galletas. Simplemente era el alimento que conocía, ese alimento que me quitaba el hambre entre clases, mi miedo a salir de esta zona de confort me impidió ver más allá, conformándome con lo poco que conocía y así convirtiéndome en esclava de mi propio miedo.

Y esto pasa en muchas de nuestras actividades diarias, desde el mitigar el hambre, hasta el saber cómo actuar ante una perdida emocional, el decirle adiós a un ser querido o terminar la relación laboral. No depende  de nosotros el impedir el acto, pero, si está en nuestras manos poder enfrentar estos miedos y tener una actitud diferente ante la vida. En esta ocasión te invito a que abras los ojos, detectes tus temores y des el siguiente paso, no te quedes en el territorio conocido, no te conformes con lo que ya conoces, aún hay mucho más por descubrir.

Ruth Valencia.

#PremiosBloguerasDesmesuradas2016

4 thoughts on “Esclava de mis miedos

  1. labrujulablogblog dice:

    Es muy impactante de primeras la cita de JFK..que bueno,yo estoy completamente de acuerdo con ella por mi personalidad.Tengo una personalidad muy proclive a aborrecer todo lo que se encuentra en la zona de confort y si ésa rutina o monotonía me envuelve,soy hombre muerto.

    Por eso me sentí identificado con esta redacción,más alla de que se ejemplificase con una simpleza como la selección de alimentos,(cosa muy inteligente para discernir el pensamiento que se iba a plantear) creo que es un discurso fabuloso;hay que salir siempre de la zona de confort porque ahí es donde albergan la inmensa mayoría de los prejuicios(subconscientes)que nos hacen la puñeta constantemente.

    Suelo hablar mucho sobre este tema porque llevo estudiando mucho por mis propios métodos Psicología de la Personalidad,de hecho en mi blog lo trato constantemente y pues éste tema es uno de los principales.Perdón por este testamento tan largo que te he puesto(>__<) pero de verdad,felicitaciones por esta reflexión.

    Me gusta

    1. ruthvaletras dice:

      Hola!!

      Muchas gracias por el testamento, seguro me doy el tiempo de pasar por tu blog, yo no soy psicologa, pero coincidimos en el estudio constante de la psicología personal (por mi cuenta).

      Me encanta que te hayas identificado con la cita de JFK, en verdad no sabía como abordar, pues da para mucho, se puede tomar desde lo más complejo, como un miedo bien estructurado, hasta lo más sencillo de entender que es la comida. Me decidí por esté último al ser algo simple, que quizá la mayoría hemos vivido (o por lo menos esa era la intensión, sentirlo familiar).

      Gracias infinitas por pasar por aquí, espero que encuentres más escritos que te llamen la atención.
      Un abrazo para ti.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s