Solo sigo sin ti

Llena de sudor, frío, rogaba a mi cerebro abrir los ojos:

¡Por favor despierta, solo es un sueño!

Al mismo tiempo que intentaba ordenar el Padre nuestro en mi mente:

-Padre nuestro que estas en… Padre nuestro que estas… perdona mis ofensas, como yo también perdono…

No podía ver nada claro, toda la habitación estaba oscura y solo sentía como cada poro sudaba, la sabana estaba helada. La sensación de ese momento era demasiado miedo, la piel la tenia erizada, miedo… Tenia miedo.

Pero, ¿De qué? Sí solo estaba en mi habitación, sin luz, en mi hogar de toda la vida, ¿Porqué sentir miedo? ¿Qué había diferente?

Necesito despertar…

-Padre, padre, padre… Despierta, despierta, despierta.

La desesperación invade mi ser, eso no es lo peor, lo más triste es que no puedo respirar…

De una bocada de aire me siento en la cama, la respiración agitada, como si hubiese corrido un maratón, mi mandíbula más apretada que en los días que tengo frío, me siento sudada, completamente, mi cama queda el rastro de mi, no logró respirar correctamente, los ojos se invaden de lagrimas… ¿Qué pasa?

-Señor, ¿Qué fue eso?

Solo una pesadilla escucho en mi cabeza, solo fue una pesadilla… Comienzo a caer de nuevo, despacio, mi cabeza toca la almohada y bueno… Solo sigo sin ti.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s