Buenos días, vida

Sentí la presencia de tu piel cuando la temperatura de mi cuerpo comenzaba a variar, cada poro comenzaba a despertar, haciendo así que se erizaran deliciosamente tras el paso de tus dedos, cada uno respondía emocionado, esperando su turno de ser tocado, cientos… Miles de ellos esperaban su turno, queriendo ser despertados por la caricia en aquella mañana.
Cerca la curva de mi cintura se abría paso sus manos, mientras, que en mi espalda lograba sentir la suavidad de sus labios… Mi piel, mi piel continuaba erizándose, al sentir la humedad de cada beso y la calidez de cada caricia con tus dedos, el conjunto de ambos hicieron despertar aquella sonrisa que ilumina más que el sol al despertar, mis oídos escucharon tu voz, la voz que siempre quieren escuchar con la melodía de tus “Buenos días, amor” , tal parece que mi cuerpo sigue reaccionando y mis hombros se elevan para intentar tocar su mejilla, pero no es suficiente, de pronto entre mis labios, se escucha la respuesta a tantas emociones: “Buenos días, vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s