Oscuridad

Oscuridad, aún recuerdo cuando mi hermana Rosy me regaño cuando era niña por no querer subir a dormir con la luz apagada, en ese día había visto una película que para mi corta edad me había asustado demasiado (y hasta la fecha todo el genero que se trate de terror no me gusta nada). Desde esa vez, me puse a ver que había en mi cuarto en la oscuridad, no, no había monstruos, ni había animales, ni había fantasmas, simplemente estaba todo en el mismo sitio como cuando tienes la luz encendida. Quizá todo radique en conocer el espacio donde te encuentras, hacerlo tuyo, para saber donde estas pisando.

Hoy en la madrugada desperté y no encendí la luz, pude hacer mi recorrido con los ojos cerrados hasta el baño, el frió del piso, la lluvia en mi ventana eran las sensaciones que tenia en ese momento (podía percibir el frió de los vidrios de la ventana), ahí fue donde me di cuenta, que la oscuridad no me da miedo, no me da miedo estar conmigo en ese espacio, disfrutando del resto de mis sentidos, sin tomar en cuenta la vista.

Estar en paz contigo, te hace poder caminar confiada, con los ojos cerrados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s